La Tercera, 14 de septiembre de 2019

La caída de un avión de la FACH el fin de semana pasado me llevan a las siguientes reflexiones:

  1. Reconociendo que no es ideal que los aeropuertos estén rodeados de sectores residenciales o comerciales, no olvidemos que la pista de la base aérea del Bosque existe desde 1913, y no creo que los originalmente llamados “Campos de lo Espejo” hayan sido insertados en la mitad de una comuna habitada.
  2. Lo anterior me lleva a pensar que no toda la responsabilidad de los daños causados sea de la FACH, o que personal de la FACH se tenga que hacer cargo de resolver todas las consecuencias de la caída de una de sus aeronaves. Claramente hay responsabilidades del Estado y de los municipios en esta situación.
  3. Si el personal de la FACH está ayudando a las personas que fueron afectadas por este accidente es porque son bien nacidos y nobles de corazón, pero no es algo al cual estén obligados. La FACH es una institución del Estado y es el Estado que se tiene que hacer responsable de la solución.
  4. Espero que la nueva pista ubicada en Colina no se vea rodeada de conjuntos habitacionales como les paso a la Escuela de Aviación, la base aérea de Quintero, el aeródromo de Tobalaba y el de Lo Curro, ya que de lo contrario esta será una historia de nunca acabar. Antes de este incidente ya habían ocurrido caídas de aeronaves privadas en los dos últimos aeródromos mencionados.

Richard Kouyoumdjian
Vicepresidente AthenaLab

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *