ANÁLISIS | Larga vida a los portaaviones: más crisis y diplomacia, menos guerra