COMENTARIO | Después del rompehielos “Almirante Viel”: La construcción naval no se detiene