La Tercera, jueves 02 de mayo de 2019

A todos nos queda claro que nuestro Ejército no está pasando por su mejor minuto, y mientras las contingencias legales no sean superadas, va a ser difícil entrar a revisar en profundidad su propósito, organización y capacidades.

Por de pronto, deberíamos pensar en ir adelante con la recomendación de que las guarniciones militares en el altiplano asuman mayores responsabilidades en el resguardo de nuestras fronteras del norte y en la asistencia que podrían dar a Carabineros en la frontera con Perú y Bolivia.

Lo que se plantea no es ilógico, ya que el Ejército tiene las capacidades necesarias y perfectamente puede funcionar en un rol complementario y de soporte a la importante labor que realiza Carabineros, y, por lo demás, no debiera extrañarnos, ya que las Fuerzas Armadas tienen la obligación constitucional de defender la soberanía, integridad territorial y fronteras de Chile.

Nadie está hablando de reemplazar a Carabineros, solo de ser eficientes en el uso de los recursos de los cuales Chile dispone, y en dar seguridad a la población y resguardar nuestras fronteras expuestas a riesgos propios de los tiempos modernos.

Perfectamente podríamos pensar en una fuerza interagencial fronteriza, en que cada uno aporta con lo suyo, y en donde se respetan las competencias legales respectivas.

El ejemplo de lo logrado en Cariquima habla por sí solo; y es cosa de preguntar a los pobladores de ese lugar, en donde la sola presencia de un pequeño destacamento militar en esa localidad da paz y tranquilidad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *