El Grupo McChrystal, localizado en Washington D.C. y con quién Athenalab permanece en constante comunicación, nos hizo llegar un documento con recomendaciones en una publicación para enfrentar el desafío de liderar las gestiones gubernamentales para poder enfrentar los efectos del coronavirus. Fundado por el general retirado del Ejército de Estados Unidos, Stanley McChrystal, y presidido por Chris Fussell (ex US Navy Seal), la organización en su documento releva los siguientes puntos, que estimamos más relevantes:

  1. El manejo de esta crisis requerirá y pondrá a prueba un liderazgo de calidad a través de toda la cadena de la organización. Nadie podrá estar ajeno a ello. En particular, liderazgos regionales y comunales serán clave para encontrar soluciones que no sean ortodoxas, pero efectivas.
  2. En esta crisis el liderazgo se ejercerá y se aprenderá enfrentando esta situación incierta y desconocida. Será un desafío a nuestras potencialidades y vulnerabilidades.
  3. Se requerirá una robusta red de comunicaciones, así como de un masivo empleo de comunicaciones de todos los tipos y formatos, pero en red. Conexiones productivas para acciones efectivas.
  4. El liderazgo será exigido en una escala masiva en el esfuerzo de trabajo y comunicación remota. Es fácil decirlo, pero constituye un gran desafío en la práctica.
  5. Se deberá hacer un uso intensivo de comunicaciones en forma remota, a través de todos los medios disponibles, video, chats, mensaje de texto etc. Lo anterior con empatía y familiaridad, para fortalecer la comunicación.
  6. En comunicaciones remotas es clave asegurarse de que el mensaje esta bien recibido, aclarar malentendidos o ambigüedades y asegurarse de alinear a las personas tras lo resuelto.
  7. Liderar con un claro propósito conocido por todos.
  8. Transmitir confianza en cada equipo a liderar.
  9. Señalar claramente los limites o ámbitos de acción a través de toda la cadena. En comunicación remota es clave asegurar lo anterior.
  10. Asegurar que la transmisión de métricas en comunicación remota sea real y precisa.
  11. La confianza entre unos y otros es la clave en este tipo de comunicaciones. De allí que el contacto permanente es la mejor práctica.
  12. Efectivo liderazgo requerirá: comunicar con gran intensidad y regularidad; ser lo más inclusivo; conocer los límites y capacidades de los equipos; las cámaras serán el mejor aliado del líder.En esta crisis el liderazgo se ejercerá y se aprenderá enfrentando esta situación incierta y desconocida. Será un desafío a nuestras potencialidades y vulnerabilidades.
  13. Se requerirá una robusta red de comunicaciones, así como de un masivo empleo de comunicaciones de todos los tipos y formatos, pero en red. Conexiones productivas para acciones efectivas.
  14. El liderazgo será exigido en una escala masiva en el esfuerzo de trabajo y comunicación remota. Es fácil decirlo, pero constituye un gran desafío en la práctica.
  15. Se deberá hacer un uso intensivo de comunicaciones en forma remota, a través de todos los medios disponibles, video, chats, mensaje de texto etc. Lo anterior con empatía y familiaridad, para fortalecer la comunicación.
  16. En comunicaciones remotas es clave asegurarse de que el mensaje esta bien recibido, aclarar malentendidos o ambigüedades y asegurarse de alinear a las personas tras lo resuelto.
  17. Liderar con un claro propósito conocido por todos.
Chris Fussell en seminario AthenaLab - Enero 2020

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *