La próxima semana, las costas de Chile volverán a ser escenario de ejercicios navales internacionales en una nueva demostración de la capacidad operativa que ha alcanzado la Armada en el manejo de este tipo entrenamientos combinados y su creciente rol en la provisión de seguridad en el Pacífico suroriental.

Más de mil efectivos, en su mayoría personal naval, una decena de buques y varias unidades aéreas participarán en Unitas 2019, que se realizará entre Valparaíso y Coquimbo del 24 de junio al 4 julio, un ejercicio que desarrolla desde 1959 en el marco del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

La Armada de Chile, aparte de liderar el ejercicio, va a disponer de cuatro fragatas, un petrolero y un patrullero oceánico, así como con dos aviones de exploración aeromarítima P-295 y dos helicópteros SH-32.  

Por su parte, Estados Unidos estará representado por un destructor clase Arleigh Burke, dos aviones con capacidad antisubmarina P-8 (el más moderno de su clase) y dos helicópteros MH-60R.

De Sudamérica, Colombia se hará presente con la fragata “ARC Independente” y Ecuador con la corbeta “Loja”, ambos buques misileros. Está pendiente la confirmación de la unidad peruana.

Al igual que en Unitas 2015, que también se realizó en las costas de Chile, habrá participación de observadores de varios países de dentro y fuera de la región.

Inmediatamente culminado este ejercicio en su fase Pacífico, las armadas de Chile y Estados Unidos concretarán de forma bilateral el ejercicio Team Work South, que se realizará de forma bilateral esta vez.

Estos ejercicios son una excelente oportunidad para mejorar la interoperabilidad entre marinas amigas, actualizar procedimientos y ejercer la diplomacia naval que sirve para aumentar las confianzas. Aparte del entrenamiento en lo que es guerra naval, se practicarán procedimientos policiales, de rescate y de apoyo humanitario.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *