Fronteras cerradas y cuarentenas: malas noticias para el narcotráfico