John Griffiths Spielman
Jefe Estudios Seguridad y Defensa, Athenalab

Declarar estados de excepción constitucional (asamblea, sitio, emergencia, y catástrofe), en general, es una potestad con que cuenta el Presidente de la República, con el respaldo del Congreso, para restringir libertades individuales consagradas en situaciones de normalidad, en función de una situación mayor que obliga a suspenderlas temporalmente. Dichos estados, se encuentran detallados en los artículos 39 al 45 de la Constitución Política de Chile.

El “Estado de Catástrofe” esta contemplado para enfrentar casos de calamidad pública producida, entre otros motivos, por desastres naturales provocados por el ser humano, como los incendios forestales, o por la acción de una pandemia de alcance global. Dicho estado debe ser firmado por el Presidente de la República, junto al ministro de Interior y de Defensa, debiendo el Congreso tomar conocimiento de la disposición. Frente a la emergencia desatada por el brote de coronavirus se ha dispuesto por 90 días.

Implica la designación de un Jefe de la Defensa Nacional (JDN), autoridad en quién el Presidente de la República delega facultades especiales para el manejo de la crisis en un espacio determinado, para reponer un estado de normalidad en esa área jurisdiccional. En este caso, se han designados JDN en todas las regiones del país. De modo que ellos podrán restringir las libertades de locomoción, reunión así como el derecho a propiedad.

El Jefe de la Defensa Nacional designado tendrá las siguientes facultades delegadas y a cumplir de las 00.00 horas del 19 de marzo 2020:

1. Dicha área geográfica debe ser controlada a objeto de controlar la entrada y salida de ella, así como el tránsito desde y hacia su zona.

2. Dictar medidas para la protección de infraestructura, así como de los servicios de utilidad pública, centros mineros, industriales y otros.

3. Ordenar el acopio, almacenamiento o formación de reservas de alimentos, artículos y mercancías que se precisen para la atención y subsistencia de la población en la zona, controlando y asegurando el ingreso y salida de tales bienes.

4. Asegurar los bienes básicos, para el mantenimiento y subsistencia de la población en la zona afectada.

5. Restringir o establecer las condiciones para el derecho a reunión en lugares de uso público.

6. Coordinar a la diversas autoridades en su área geográfica, para subsanar lo antes posible los efectos de la calamidad pública.

7. Mantener informada a la población a través de los medios de comunicación social, con la finalidad de transmitir tranquilidad a la población.

8. Dictar las directrices e instrucciones, así como asegurar el orden público en su zona jurisdiccional.

Con todo, se puede apreciar que las labores de un Jefe de la defensa Nacional son extensas y complejas requiriendo como condición necesaria la colaboración de todos los organismos gubernamentales, sociales y comunitarios, para el buen cumplimiento de la misión asignada.

Una primera inquietud que nace ante la actual coyuntura, es que si el país esta permanentemente enfrentado a calamidades, y parece ser que así será en el futuro, ¿por qué no se implementa desde los momentos de normalidad la planificación para cada uno de estos eventos o escenarios?; nos referimos a la planificación matriz y subsidiaria por casos o amenazas;  ¿Cuál es la razón por la que los Jefes de la Defensa Nacional, no puedan desde la paz y normalidad conocer con anterioridad su denominación para así trabajar en las medidas de planificación y coordinación tan necesarias para el momento de su empleo? Estas y muchas otras lecciones se deben abordar lo antes posible.

La crisis que nos aprontamos a enfrentar en su momento más álgido, es una circunstancia inédita, requerirán la coordinación de todos los recursos disponibles, sometiendo a las autoridades a ejercer un claro y nítido liderazgo y a las comunidades a actuar de forma solidaria y con unidad nacional.

En dicha tarea deberemos “aprender, haciendo”, es decir para muchas situaciones no habrá referencia, siendo la creatividad, iniciativa y buen criterio las únicas armas a nuestra disposición. Ello significará que a “fenómenos excepcionales, medidas extraordinarias”. 

En consecuencia, será una tarea de toda la sociedad, ya que esta crisis afectará el alma nacional, demandándonos la mayor cohesión social posible. Para poder derrotarla, se requerirá el esfuerzo de todos y cada uno de los ciudadanos, será un esfuerzo colectivo en que nadie sobra. 

ENTREVISTA: John Griffiths y rol de FF.AA. ante coronavirus: “Los militares tienen la gran capacidad de articular apoyos”

John Griffiths, Jefe de Estudios en Seguridad y Defensa de AthenaLab, comenta en programa "Última Mirada" de CNN, sobre el rol de las FFAA ante el coronavirus, especialmente bajo el actual Estado de Catástrofe en el que se encuentra Chile.- Click en la imagen para ver video

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *